El aprendizaje y la transformación, sin menospreciar a la parte cognitiva, tienen una profunda base emocional. (Javier Elorriaga Bilbao en su libro Ingeniería Humanística 2000).

Javier Elorriaga Bilbao (1935-2014) demostró que el aprendizaje aumentaba cuando se involucra al cuerpo, es decir, que tomar parte, sentir, tocar y hacer en interacciones con los demás…. aumenta tanto el aprendizaje como el recuerdo mucho mas que solo ver y oír. Por tanto la dimensión clave del aprendizaje es corporal, emocional a inconsciente. (La Ingeniería Humanística es una disciplina que combina conocimientos y metodologías de la Inteligencia Emocional, Psicología Positiva, Entrenamiento y Neurociencias para ayudarnos a comprender los procesos de aprendizaje y transformación a nivel personal, educativo, empresarial y social.)

La importancia de gestionar la atención

Disponemos de la atención como una brújula, como un mecanismo de orientación. Tenemos una atención inconsciente biológica que se orienta automáticamente a lo que se mueva, se oiga, se sienta… pero es la atención consciente la que necesitamos para aprender y evolucionar.

La atención consciente es necesaria para que veamos lo que miramos, para que escuchemos lo que oímos, la atención es necesaria para entender lo que escuchamos, para aprender y para que recordemos lo aprendido. La atención es una capacidad limitante por su escasez y si algo no tiene el enfoque atencional no existe, no se escucha, no se ve, no se aprende y no se memoriza.

En un entorno estresante , la atención se dirige hacia lo peligroso o amenazante, desapareciendo al instante de otros estímulos potencialmente interesantes y la curiosidad y el aprendizaje desaparecen.

Solemos a veces prestar atención a lo que hacemos aquí y ahora pero para aprender necesitamos una atención anticipatoria, buscadora y alimentada por una o varias emociones agradables que hacen de guía, de movilizadoras y de atractores.

La atención es una ventana que se abre por dentro de cada persona. Cada uno elige libremente donde la pone y no puede estar en varios sitios en el mismo espacio-tiempo.

La atención no se pide, la atención no se exige, ni se impone…no podemos obligar a estar atentos, el interés  no se fuerza, sino que se despierta, se causa y se genera a través de emociones como la sorpresa y la curiosidad.

curiosidad

¿Desde que emociones podemos mejorarnos o transformarnos?

La sorpresa por ejemplo, es clave porque es un mecanismo biológico automático de prestar atención con los 5 sentidos al estímulo sorprendente. Curiosamente, aunque es una emoción muy breve, te saca súbitamente de la rutina y el foco atencional se reduce al estímulo perdiendo temporalmente la capacidad de ser lógico, es decir, la información entra en nosotros sin pedir permiso. Por eso lo inesperado, lo diferente y la novedad resulta atractivo y es un buen antídoto de la rutina, de lo monocorde, homogéneo y de lo aburrido.

Aunque si a alguna emoción le debemos dar el peso mayor en el aprendizaje es a la curiosidad. No se escribe mucho sobre la curiosidad, de hecho, algunos no saben que es una emoción.

La tenemos por defecto de niños cuando preguntamos, miramos, tocamos…es la atracción que genera en nosotros lo nuevo, lo diferente…y es entonces cuando algo se convierte en interesante y puede llegar a ser una pasión vital.

La curiosidad resulta clave para la supervivencia. Los circuitos de la curiosidad son los mismos que usamos para buscar agua, alimento, sexo.. es decir, la curiosidad es un mecanismo biológico de supervivencia. Y dado que tiene el neurotransmisor dopamina como el sexo, alimento… es fuente de placer, es decir, aprender desde la curiosidad resulta placentero. Dado que la curiosidad muestra actividad en estructuras límbicas como el hipocampo y en el córtex prefrontal, existen evidencias del papel de la curiosidad en la memoria y en el aprendizaje.

La curiosidad es el Deseo de ver, observar, averiguar o investigar  algo con atención, son las ganas de escuchar, es el interés en saber, la motivación de probar y la expectativa positiva de hacer algo diferente ante situaciones de aburrimiento, duda, incertidumbre, desconcierto, problemas, incongruencias, contradicciones, paradojas…que nos hace buscar una información o conocimiento específico y guardarlo en nuestra memoria.

La curiosidad permite poner la atención fuera de nuestra conversación privada, permite alejarse de la “cháchara mental” imparable que tenemos con nosotros mismos, liberarnos de hacer juicios  y poner la atención en los objetos, en las personas o en los hechos que nos rodean…y en nosotros mismos. Podemos conectar con temas, personas u objetos sin juicio crítico previo, con foco abierto, con ansia de aprender… es el enfoque y la actitud ideal ante lo desconocido.

La curiosidad nos saca de la apatía y  nos impulsa a preguntar a otros y a preguntarnos a nosotros mismos “por que”, “como” y “para que”. Quien no pregunta no enriquece su punto de vista con la opinión de otros, no recoge nueva información de puntos de vista diferentes, no conecta con quienes piensan diferente…podría quedarse en un enfoque único, rígido y limitado. Las preguntas surgen en nuestro córtex cerebral y las verbalizamos después de que nuestro sistema límbico se ve activado por la dopamina y la serotonina.  Si el miedo nos frena o nos hace escapar, la curiosidad hace el efecto opuesto y complementario. La curiosidad nos hace movernos, nos activa y nos impulsa a la acción hacia lo desconocido, lo nuevo, lo incierto, lo misterioso…sin miedo, con apertura y deseo de aprendizaje.

Muchas personas se han instalado en su zona conocida, en lo que ya es, en lo que hay…y en esa falsa sensación de seguridad útil, desconectan su curiosidad, como si ya no fuera necesario aprender, como si ya no se requiriera descubrir, como si ya no hubiera nada que crear, nada que explorar o nada que innovar. Están literalmente viviendo en el pasado, cerrados al nuevo conocimiento y con respuestas rígidas no adaptadas a las nuevas realidades.

Frecuentemente tememos el futuro, tenemos miedo lo que vaya a suceder, pero el control del futuro no es posible ni tiene sentido, en cambio una actitud de apertura a la curiosidad y confianza, puede ser lo mejor para una respuesta adecuada a la situación que se nos presente.

Hazte cargo de como te sientes. Aprende a vivir con curiosidad

Para organizaciones:

http://www.banpro.es/

Para personas:

http://www.humaning.es/

 

Mi foto

Tomas Elorriaga

tomas.e@humaning.es

 

Anuncios

“No solo hay un cuerpo a sanar; hay conductas a modificar

No solo hay conductas a modificar; hay emociones dolorosas a aceptar;

No solo hay emociones dolorosas a aceptar; hay una actitud a decidir;

No solo hay una actitud a decidir; hay un amor por reconocer y una paz a vivir;

No solo hay un amor por reconocer y una paz a vivir; hay una mente a sanar

No solo hay una mente a sanar; hay una coherencia a ejercer

No solo hay una coherencia a ejercer; hay un poder a reconocer y una libertad a ejercer;

Hay un poder a reconocer y una libertad a ejercer:

  • Una realidad en la que percibirse;
  • Una nueva realidad a crear;
  • Una atención a orientar;
  • Un sueño, vocación o misión a sentir; una intuición a la que rendirse;
  • Una consciencia a la que abrirse; una unidad y plenitud a percibir desde la conexión;
  • Una decisión de Ser, un renacer;
  • Un camino interior de transformación personal a recorrer;
  • Un ego o vieja identidad a integrar y trascender ;
  • Una nueva percepción a elegir; una perfección a admirar;
  • y una vida nueva a crear»

mi-jeta

Tomas Elorriaga

Tu futuro solo puedes crearlo tu;  http://www.humaning.es/

caminos de bienestar

El síntoma no es “malo”

Si algo nos duele, si sentimos malestar, decimos que estamos “malos”. Pero muchas veces, no suele ser verdad del todo, con frecuencia nos estamos sanando. ¿Cómo?

El síntoma puede doler y hacerte sufrir pero no es “malo”. Elimina los juicios negativos contra el síntoma. No luches contra el síntoma.

El síntoma es el lenguaje del cuerpo para llamar tu atención sobre tu vida. Viene a ayudarte a que tomes conciencia de algo muy importante sobre ti y viene a salvarte.

Para que acallar o hacer desaparecer a quién viene a sanarte?

El síntoma no es la enfermedad

Confundimos síntoma con enfermedad.

Realmente considero que actúan en 2 niveles diferentes. El síntoma es el aviso desde la corporalidad y la enfermedad está en el observador. Una está “afuera” y la otra “adentro”

Normalmente cuando peores son los síntomas, menos enfermos estamos. La relación síntoma-enfermedad no es siempre lineal ni directamente proporcional

El síntoma es corporal, es una solución, es un lenguaje somático. ¿Para qué sirve?

El síntoma es para que seas consciente de tu identidad inconsciente, para que sepas quien estas siendo, para que cambies tus pensamientos, emociones, lenguaje y acciones, para que seas tu auténtica identidad.

La enfermedad no es corporal

Lo que llamamos enfermedad es mucho más profundo que el síntoma. Es mucho más interno, más recóndito.

La enfermedad no es corporal, la enfermedad realmente son pensamientos, actitudes, emociones, juicios y acciones erróneas, inconscientes e incoherentes. Es algo a cambiar en tu estilo de vida, una incoherencia identitaria, es una invitación a ser.

no es luchar sino desactivar solución

Tienes el poder de sanarte

No se trata de cambiar al cuerpo. Si la enfermedad no es corporal, tiene que ver contigo, con tus pensamientos, emociones, lenguaje y acciones. Aquí está tu poder transformador.

No se trata de que cuando estés bien estarás feliz sino justamente al revés. Siéntate bien ahora.

Si cambias tú, si mejoras tu estilo de vida, si vives consciente y coherente con quién eres y quieres ser , el cuerpo te seguirá y el síntoma desaparece.

El camino solo puedes andarlo tu, nosotros te acompañamos en http://www.humaning.es/

mi-jeta

Tomas Elorriaga (Biólogo)

tomas.e@humaning.es

https://www.facebook.com/tomas.elorriaga

1.- TOMO CONCIENCIA DE QUE ES Y PARA QUE ES LA ENFERMEDAD.-

Aunque tengas una enfermedad fuerte y dolorosa no hay que atacarla, ni derrotarla, ni machacarla. ¿Para que matar a quien viene a ayudarte?

La enfermedad es un proceso biológico gestionado por nuestro inconsciente, es una solución biológica y es también la consecuencia de una percepción determinada, de una resonancia , de una emoción, de un lenguaje, de conductas y consecuencia también de las relaciones que he construido en mi vida.

Todo lo que me rodea es perfecto ta y como es. Es el entorno perfecto que necesito para mi propio bien aunque sea duro.

Vivimos la enfermedad para superarnos, para evolucionar, para aprender, para ser mejores, para tomar conciencia, integrarla y trascenderla. No tiene sentido quedarnos en la enfermedad. ¿Que es lo que debes aprender?

2.- TOMO CONCIENCIA DE QUE SOY YO Y ES MI MENTE.-

Todo lo tuyo, habla de ti.

Aunque la enfermedad está en mi cuerpo, todas mis percepciones, emociones, lenguajes, conductas y relaciones, tienen que ver conmigo.

No es fuera, es dentro. Mi mundo exterior es mi mundo interior. Si lo que hay fuera de mi viene de dentro de mi, no tiene sentido que los demás cambien, ni que mi realidad externa cambie, primero cambio yo.

No hay que sanar al cuerpo sino a mi mente. Es mi mente la que pone malo mi cuerpo. Pensando no arreglo nada, tomando conciencia si. La enfermedad es una de las maneras con las que me relaciono conmigo mismo.

Cuando mires tu historia personal y descubras que fue para bien, si no hay juicio ni culpa ni dolor, empezaste tu sanación interior, entonces el cuerpo seguirá a tu conciencia.

3.- TOMO CONCIENCIA DE MI FALSA Y NUEVA IDENTIDAD y ME TRANSFORMO.-

Sanar exige tomar conciencia de que yo soy. No eres ese pequeño yo. Trabajo la realidad exterior en mi interior.

Temes la enfermedad y no quieres enfermar pero a veces te agarras fuertemente a ella para no afrontar el encuentro pendiente contigo mismo. La enfermad si es molesta e incomoda, Por que nos quedamos anclados en la enfermedad?

anclado-a-la-enfermedad-para-no-evolucionar

Nos acostumbramos a la identidad que nos da la enfermedad porque nos libera de un stress psicológico y emocional. Es una situación incomoda pero segura. A nivel corporal es un martirio pero a nivel mental es calma, es una huida. Llevar la atención a tu cuerpo permite desviar la atención a tu mente. Prefieres una causa externa que ser responsable de ella. Así puedes quejarte de todo y culpar a los demás. Mentalmente reduce tu stress psicológico y emocional. Pero es un autoengaño.

Sabemos que nuestra enfermedad contiene información valiosa sobre nosotros mismos pero enfrentarnos al dolor original nos pone temerosos y lo evitamos. Como no queremos afrontar los miedos del pasado, nos quedamos enganchados al pasado y a la enfermedad. Nos enganchamos a la enfermedad crónica para no evolucionar y ahí nos quedamos pensando que nada puedo hacer.

Muchos por miedo a mirar dentro, se quedan quietos. Tememos mas mirarnos a un espejo que a la enfermedad. Puedes hacer mucho y recuerda que EL HACER GENERA SER.

La enfermedad te recuerda que tienes algo pendiente contigo mismo. Es una segunda oportunidad de afrontar lo que no supiste, no quisiste o no pudiste hacer. La causa esta en nosotros y sabemos que tarde o temprano deberé tomar conciencia, transformarme y cambiar mi vida.

Dicen que cuando Galileo Galilei era un viejo de barba blanca le preguntaron que años tenía. Respondió que 8 o 10. ¿Como? “Los años que tengo son los que me quedan de vida”-dijo.

¿Como quieres vivir los próximos años? La clave es conectarte contigo y actuar con tu verdadera identidad.

La conexión es contigo mismo, nosotros te acompañamos

http://www.humaning.es

Mi foto

Tomas Elorriaga

Biólogo

HUMANING

tomas.e@humaning.es

¿HARTA DE SUFRIR?

Cuando tienes un problema del tipo que sea o una dolencia mental, emocional, biológica o espiritual, sientes un fuerte malestar, puede ser doloroso, entras en estrés y cuando dura mucho tiempo puedes ser una persona que está harta de sufrir. Cansada, agotada, harta.

Hartarte de sufrir es un paso necesario. Has dado un paso adelante, has mejorado. Ahora tienes un deseo genuino de sanarte o mejorar y te pones en marcha. Haces cosas, lees, consultas a otros, pides consejos, piensas cosas, haces cosas… y compruebas tiempo después que sigues exactamente igual. No hay cambio. Te preguntas por que una y otra vez y no logras resultados o no encuentras respuestas. ¿Te es familiar? ¿Qué es lo que me está pasando?

HAY UNA RESISTENCIA

TODA PERSONA QUE PERMANECE EN EL MALESTAR TIENE UNA RESISTENCIA

No importa el tipo de malestar que tengas. Lo que ocurre es que junto a tu deseo de mejora también hay una resistencia. Si permaneces en el malestar o incluso si se cronifica tu situación laboral, relaciones o estado de salud, es que sin duda hay una resistencia.

Te preguntas: ¿Quién ha puesto esta resistencia aquí?

Aunque te puedes resistir a aceptarlo, esta resistencia está construida por ti misma. La gran dificultad de sanarte es precisamente trascender esta resistencia.

Tu mente pone una coraza, le podemos llamar SPP, Sistema de Protección Psíquica. Es una protección que niega o esconde el problema, o que ante el núcleo de tu problema, lo que es mas doloroso para ti, lo evitar consciente o inconscientemente y puedes no saber muy bien por que ni para que.

No hay razonamiento o enfoque que supere esa resistencia, no hay terapia que te de buen resultado, y llegas a pensar que “no hay solución” y pierdes la esperanza. Falso.

Esta resistencia es una parte que te ocultas a si misma. No eres consciente de ello. Te ocultas juicios, creencias, emociones, verdades…que son potencialmente dolorosas de mostrar, reconocer…ante tu propia opinión y los juicios de otros.

PRIMERO LA CALMA

VIVIMOS EN MUNDOS METAFORICOS

Creemos que pensar es la forma de resolver problemas. O hacer cosas, cuantas mas mejor. Cuantas mas difíciles, mejor.

Las neurociencias nos han demostrado que es el hemisferio derecho, el intuitivo, emocional, inconsciente el que es mas potente… y es metafórico. A veces tenemos ambos hemisferios en conflicto.

Vivimos en mundos metafóricos. Todo tiene un significado. Sol es padre, luna es madre. No existe la casualidad. Todo malestar, síntoma o problema tiene un sentido. Todo tiene un para que. Todo es interpretado. Absolutamente todo. Es una capacidad que todos tenemos.

TU RESISTENCIA A SANARTE ES EMOCIONAL Y MENTAL, ES DECIR, METAFORICA

Lo que se ha demostrado es que normalmente buscamos mal, por eso no encontrabas nada. Tampoco yo encontré nada fuera de mi. Sanarte exige hacer una búsqueda interior, y no la búsqueda externa que has realizado hasta ahora.

Tu ves las cosas, las sientes y las percibes en base a tus creencias y emociones, que son las mismas que te han traído al problema, enfermedad o situación dolorosa.

Sanarte consiste en que cambies tu percepción, es decir, ver, sentir, decir y hacer diferente, lo que metafóricamente significa generarte una nueva identidad. No hay aspecto que mas temor nos genere que “desconstruir quienes somos”, por eso te resistes y nos resistimos aunque tengamos la esperanza de una nueva identidad mejorada.

En realidad usas el pensar para resistirte, para modificar la realidad interna a tu conveniencia sin cambiar nada, para fabricarte la historia que aparentemente “te conviene”, para quedarte igual, para evitar tu transformación aunque sea a mejor…nos construimos un careta metafórica para ocultar un dolor. Nos construimos un yo falso que también es una metáfora. ¿Qué se puede hacer?

RESISTENCIA METAFORICA

SUPERAR RESISTENCIAS CON METAFORAS

No recomiendo que ataques a tu resistencia, no tienes que desmantelarla, ni superar tu resistencia, no la tienes que vencer, ni ganar, ni derrotar, ni te tienes que atacar a ti mismo por tenerla. Este camino racional no te ayuda nada.

Te recomiendo que reconozcas tu resistencia, la sientas y la aceptes. Que trates de escuchar lo que te quiere decir. Realmente la resistencia es para tu bien, tiene una intención positiva, tiene un para que.

Después de un tiempo verás que un enfoque eficaz es llevar tu atención no a la resistencia sino a tus espejos exteriores. Te acompañamos a dirigir tu atención a metáforas que hablan de ti sin hablar de ti. Metáforas que son como juegos que están para ayudarte.

Posteriormente relacionándote con estas metáforas externas podemos ayudarte a que obtengas información del inconsciente que no aflora conscientemente, hacer que emerja nueva información para tu bien. Usamos metáforas exteriores para volcar el contenido o significado de tu metáfora interior sin que se despierten las alarmas.

Esta metáfora terapéutica te permite esquivar el pánico, te ayuda a actuar para tu mejor bien y si tu quieres disolver las creencias limitantes y emociones congeladas. De manera que se esquiva tu metáfora consciente y puedes reescribir en positivo todo tu pasado de inicio a fin. Ya te encontraras mucho mejor.

Pero además puedes modificar el presente y el futuro a través de actos metafóricos en los que ves, sientes, haces y vives lo que todavía no ha ocurrido en lo material pero que ya ha ocurrido en tu conciencia, puedes agradecer y el Universo hará el resto del trabajo; llegar a ser todo lo que ya eres.

El camino solo puedes andarlo tu, nosotros te acompañamos en http://www.humaning.es/

Mi foto

Tomas Elorriaga

Humaning

tomas.e@humaning.es

Podemos decir que las emociones son la base de los procesos cognitivos, comunicación , trabajo en equipo, liderazgo, memoria, aprendizaje y toma de decisiones. La ciencia lo ha demostrado.

Añadiríamos que las emociones son claves en las relaciones, en el clima organizativo, en todo lo social, en el compromiso, en la relación con clientes, en la innovación, en la diferenciación… pero decir esto no conmueve… y parece que no llega.

LAS EMOCIONES NOS DAN Y NOS QUITAN

Es mejor decir que las emociones a todas y cada una de las personas…:

  • Nos paran o mueven.
  • Nos dan o quitan energía para la acción
  • Nos alejan o acercan de otras personas
  • Nos motivan o detienen ante los retos
  • Nos hacen recordar o olvidar.

¿Es importante? Usted decide.

LAS EMOCIONES CREAN Y DESTRUYEN VALOR

Para las personas y las organizaciones las emociones crean o destruyen valor, genera compromiso o no…independientemente de que usted sea Persona-Ciudadano, Persona-Profesional, Persona-Cliente… porque siempre es persona y si es persona las emociones:

  • Las emociones activan o limitan nuestro pensamiento
  • Las emociones fortalecen o debilitan nuestras relaciones
  • Las emociones organizan o desorganizan nuestras acciones.
  • Las emociones nos sanan o nos enferman.
  • Las emociones nos hacen resistirnos al cambio o liderar la transformación.

¿Lo dejamos al azar o tomamos las riendas?

Animo!!

Tomas Elorriaga

tomas@banpro.es