Normalmente lo que me inquieta, quien me altera es alguien de fuera, son otros, son los demás.

Y queremos que cambien!!! y además queremos que sean como nosotros queremos que sean. Deseamos la parte buena de la vida, sin la adversidad, sin el dolor, sin la pérdida, sin lo amargo…

Este estado de no aceptación, de estar en lucha con lo que es nos puede estresar y hacer daño a nosotros mismos a nivel mental, emocional, físico y social.

Voy a ser directo:

  1. Tu percepción crea tu realidad
  2. Puedes empezar a pensar que lo que para ti es realidad, no lo es en realidad.
  3. Las cosas no son objetivas, la realidad no se percibe, se interpreta.
  4. Proyectas primero la realidad que percibes, es decir, lo que ves fuera está dentro de ti y no al revés.
  5. Tu pasado se proyecta al futuro, tus creencias y valores se proyectan, aunque esas creencias sean heredadas hace mucho tiempo de familiares y amigos.
  6. Las expectativas negativas pueden afectar a nuestra percepción y corporalidad de forma negativa.
  7. No me afecta nada externo sino mi interpretación interna de lo que pasa.
  8. Mis suposiciones y juicios son falsos.

Casi todos los cambios profundos empiezan en ti y empiezan por la percepción

Nuestro poder radica sobre todo en cuestionar y revisar nuestra percepción

Animo

Tomas Elorriaga

percepción

Anuncios