Vivimos con demasiadas tensiones y stress.

Una vida a toda prisa, con amenazas permanentes que nos alteran o nos alteraran.

Demasiada angustia, ansiedad y miedo al futuro.

Debemos añadir también los recuerdos del pasado, los impacto emocionales de hace años, las traiciones, odios, ataques … los dados y recibidos. A veces nos quedamos pegados al pasado.

La vida tiene su parte adversa, hay duelos familiares, decepciones, errores…todo no sale siempre bien.

La psiconeuroinmunología nos dice que el stress mantenido en el tiempo reduce nuestra capacidad de reaccionar inmunológicamente y nos deteriora, nos oxidamos y deterioramos por radicales libres. La capacidad de reparación celular se reduce.

Se sabe que sentir prolongadamente una emoción de pena, miedo, culpa, ira…a la larga nos altera mental y físicamente.

Cuando aparece la enfermedad nos sorprendemos, nos llama la atención. “Lo que me faltaba!!! Ahora encima estoy enferma!!!!”

Como si yo no tuviera nada que ver, como si yo fuera víctima, como si alguien conspirara para fastidiarme.

Pero entonces… empieza la lucha, hay que derrotar a la enfermedad, y una batalla comienza en mi cuerpo, en mi mente, en mis emociones, me pongo en guerra, hay que defenderse del ataque, hay que machacar la enfermedad, hay que destruirla, debemos eliminar los síntomas. Hay que acabar con la enfermedad sea física o psíquica!!!!. Demasiado “hay que”.

No se si proviene de nuestro ego, de la creencia en el pecado , en sentirnos desprotegidos o en el sufrimiento o en la creencia en nuestra pequeñez. Da igual.

¿A dónde nos lleva esto? Es un enfoque en el problema, llevo la atención a la enfermedad, hacia lo negativo y creo más de lo mismo. En nombre de la guerra creo mas malestar.

La naturaleza es sabia y nuestra biología también:

  • Si como algo tóxico o en exceso, podemos tener vómitos y diarreas.
  • Si subo al monte con gran altitud, aumento las pulsaciones y los glóbulos rojos
  • Si aumenta mi exposición a la luz solar, mi biología aumenta la melanina y me pongo moreno

¿Quién ha creado estas soluciones? Es nuestro inconsciente biológico. Funcionan en automático y responden también a nuestros pensamientos y emociones.

Lo que llamamos enfermedad son soluciones, por tanto, sanarnos es comprender e integrar lo que el mensajero (enfermedad) quiere decirme (mensaje). ¿Por qué destruirlo?

Por supuesto que necesitamos calmantes, atajar los síntomas en el cuerpo…pero la situación no es sólo en mi cuerpo, este partido se juega en nuestra mente, en nuestros pensamientos, juicios y emociones. ¿Ayuda un lenguaje de guerra con ira y tensión?

no es luchar sino desactivar soluciónNosotros creemos que NO SE TRATA DE LUCHAR NI DE DERROTAR LA ENFERMEDAD, SINO DE DESACTIVAR UNA SOLUCIÓN QUE ES PARA NUESTRO MAYOR BIEN. EL BIENESTAR VIENE DE COMPRENDER Y AGRADECER.

  • ¿Luchamos contra la diarrea o comprendemos la toxicidad mental y emocional que nos estamos comiendo?
  • ¿Que me quiere decir mi biología con este malestar?
  • ¿Lo vemos como víctimas de otros o como protagonistas de nuestra propia vida?
  • ¿Para qué he atraído a mi esta situación inconscientemente?¿Que podría aprender?
  • ¿Maldecimos la enfermedad o le damos las gracias por la solución que fue en su momento?

Cuando la persona toma conciencia, deja de luchar, agradece la solución, integra el mensaje, sus pensamientos cambian a mejor, sus emociones son reparadoras y se comienza el enfoque en la solución, a practicar el bienestar… y tu inconsciente biológico sabrá “desactivar la solución. Ya no es necesaria.”

Primero es estar yo bien y luego viene la sanación. Eres tu quien la activas o desactivas

Nos merecemos pensar bien y sentirnos mejor. El cuerpo te seguirá.

Aprende a interpretar los mensajes de tu biología y se tu el creador de la vida que siempre has deseado.

Mas información en http://humaning.es/

Mi foto

Tomas Elorriaga

http://humaning.es/

http://es.linkedin.com/in/innovacionpersonas

 

Anuncios