Conocer bien a los usuarios, ver como interpretan nuestros diseños y propuestas de valor resulta cada vez mas determinante en el éxito en la innovación, marketing, branding… en el éxito del negocio.

De la innovación esperamos obtener nuevos ingresos, mayores márgenes, diferenciarnos de competidores, mejorar nuestra imagen y atraer talento…dentro del mismo negocio o bien creando nuevos negocios.

Imagen

Paradoja: Los clientes son los jueces, son quieres aceptan o rechazan nuestras propuestas de valor pero sin embargo escuchar lo que dicen los clientes, sus razones, las encuestas…cada vez valen menos si la supuesta naturaleza racional y consciente de las decisiones de los usuarios se ha desmoronado y ahora las neurociencias y el neuromarketing demuestran que las decisiones tienen mas fundamento en emociones e instintos, es decir, son principalmente no-conscientes.

Aunque no es una herramienta exclusiva del neuromarketing los eye tracker o eye tracking permiten saber donde fija la mirada el usuario. Permitiendo correlacionar lo que mira y lo que siente, saber como se interpretan los diseños…

“Cuando el sabio señala la luna , el tonto mira el dedo” dice un Proverbio Chino.

Imagen

Casi todos usamos este proverbio para hablar de los demás. Todos nos sentimos que nosotros miramos a la luna, que tenemos amplitud de miras a nivel de innovación, marketing, branding…. Pues no.

Ahora podemos saber a donde miramos exactamente. Unos miran la luna…pero otros miran el dedo…y ahí se quedan. También en Marketing, Branding, Innovación….

Imagen

Quienes se quedan mirando el dedo, se pierden no solo el destino sino el camino apasionante pendiente en marketing, innovación, internacionalización…

Empezamos a saber que los automóviles despiertan en nosotros la misma mirada que hacemos a un rostro, ancestral mecanismo biológico, permitiendo establecer prioridades de diseño y transmitir las simbologías adecuadas.

Imagen

Saber como el usuario interactúa con nuestros diseños es muy importante.

Imagen

Podemos en la actualidad descodificar los valores, apetencias mas inconscientes, las necesidades mas latentes  y podemos confirmar que el diseño, sea cual fuere, desencadena los instintos y emociones deseadas.

Tomas Elorriaga

tomas@banpro.es

Anuncios