Cuando hablamos de las claves de una organización basadas en personas afloran varias claves como los recursos, las TICs, la tecnología, el marketing, I+D+i, los procesos, la estrategia…

Las transformaciones organizativas profundas son necesarias ya que el conocimiento y la capacidad de las personas son esenciales, no se transmite y es propiedad del profesional, no de la empresa, por lo que el compromiso exige en vez de herramientas, cambios internos y externos de gran calado.

A diferencia de los procesos o cosas, las transformaciones profundas en las organizaciones se basan en valores. Valores que no se pueden comprar en el mercado de valores. No existe ese mercado. Nadie puede venderlos.

La innovación en la transformación organizativa es abordarla principalmente desde la transparencia, la credibilidad, la confianza, la libertad, el compromiso… que son aspectos muy diferentes y que se gestionan de manera distinta. ¿Se pueden medir? No. Luego muchos pensarían que no se pueden gestionar, pero se equivocan ya que podemos gestionar lo que podemos sentir. El sentir debe guiar la transformación organizativa.

Con las cosas, procesos y aplicaciones de herramientas… valen aplicaciones del 20% del potencial, se puede estar al 85% del óptimo, pero con las personas no. Estos valores humanísticos exigen aplicación total en tiempo y espacio, es decir, siempre, con todos y en todas partes a lo largo de la organización, no valen implantaciones piloto o locales, no hay escala ni graduación, no hay decimales, no tiene estadística ni cp o cpk, no hay premio para la media, ni la mediana, ni para el 90%, no valen las comparaciones, no es 6 sigma, ni 3,4 ppm ….sino 100 de 100. Todo o nada. Con la credibilidad no valen medias tintas, las personas no entienden que haya semi integridad, cuasi transparencia… se es o no se es. Se hace o no se hace. Se percibe o no se percibe. Se siente o no se siente.

Las superficialidades no valen ya que suponen un fracaso garantizado. ¿Por qué? Porque se sienten que no son auténticas. Imagine que logra ser transparente en su profesión o empresa al 90%. Ese 10% que no es transparente, convierte la percepción de su transparencia a cero.

Para una transformación organizativa profunda no sólo serán necesarios cambios en los valores de las personas; también cambios en el Poder y Propiedad de la organización y deberá haber nuevas dinámicas de relaciones internas y externas.

Estas son las 5 etapas (Transparencia, Credibilidad, Confianza, Responsabilidad, Compromiso) del proceso mas complicado, apasionante y difícil que una persona puede abordar en su vida personal, en su organización y con su sociedad.

Tomas Elorriaga
BANPRO CONSULTORES

Anuncios