Si deseamos crear dinámicas de innovación en las organizaciones debemos tener en cuenta que es clave el conocimiento, la capacidad y el compromiso de las personas.

Sin embargo el ejercicio de este conocimiento, capacidad y compromiso se decide por el dueño del saber, hacer y querer, que es el profesional, la persona.

Esto obliga a crear entornos organizativos donde la libre adhesión, la autonomía, el poder de decidir, la confianza…sean mayores que el control, el ordeno-mando y el miedo.

Anuncios