La función adaptativa, motivacional y social de las emociones.-

Cuando nos preguntamos para que sirven las emociones, suelen decir los expertos que nos ayudan a adaptarnos al medio, por eso son adaptativas.  Preparan a tu cuerpo para la situación, para reaccionar a la situación que percibes en el entorno.

Cada emoción la produce la persona a través de captar del exterior información y según la interpretemos generamos una respuesta corporal y conductual específica. Si percibimos una situación interpretada como “de peligro” , nuestra percepción del peligro activa una respuesta cardiaca, respiratoria, endocrina, circulatoria y muscular que nos hace huir. No hay reflexión, la respuesta no se piensa, sencillamente se actúa. Es la dimensión motivacional de las emociones, que nos preparan para la acción o respuesta.

tabla-reeve

Muchas veces podemos sentir emociones no adecuadas al lugar, momento o tarea que estamos desarrollando. En estos casos las emociones pueden bloquear nuestro pensamiento y conducta creando situaciones contraproducentes. Podemos sentir por ejemplo miedo o vergüenza en una tarea creativa, lo que inhibirá nuestra creatividad o aumentará nuestro juicio autocrítico sobre las ideas generadas. En estos casos las emociones son “no adaptativas”, no ayudan a la tarea y es cuando es necesario regularlas.

Reeve (1994) describe también la función social de las emociones, al comunicar a través de nuestro rostro, postura corporal, voz y tono de voz (lenguaje no verbal y verbal), nuestro estado emocional y poder nosotros también conocer el estado emocional de los demás para poder prevenir sus reacciones y sobrevivir.

La función creadora de las emociones.-

A nuestro juicio la función adaptativa, social y motivacional de las emociones se quedan cortas y es una visión estrecha e incompleta.

Los avances en neurociencias nos indican que nuestras emociones responden de la misma manera ante acontecimientos externos como pensamientos internos. Nuestras emociones responden idénticamente tanto a lo que interpretamos como amenazante como a lo que imaginamos como amenazante. Respondemos igual a una situación agradable real como una situación agradable imaginada.

Investigaciones realizadas por Banpro (http://www.banpro.es/)  y Humaning (http://www.humaning.es/) tanto en un entorno personal como empresarial, tanto a nivel individual como colectivo, muestran que podemos crearnos nuestra situación de “bienestar subjetivo” a voluntad con las emociones.

Las emociones básicas están codificadas biológicamente pero las personas tenemos capacidad para aceptar, interpretar y crear situaciones emocionales, como si pudiéramos ir en tanto en un modo automático como en un modo intencional.

Hemos sometido a diversas personas a estímulos externos que producen miedo, tristeza, alegría y calma mientras estaban sensorizadas con EEG y HRV. A las mismas personas les pedimos después que imaginen y sientan conscientemente situaciones que les producen las mismas emociones. Las reacciones son prácticamente las mismas a nivel cerebral, endocrino y corporal.

Se evidencia que las personas entran en vagotonía a través de sentir las emociones agradables y que como consecuencia, el sistema nervioso autónomo se modifica entrando en vagotonía, y con ello corazón, pulmones, sistema endocrino…. Entran en calma y reparación en base a la coherencia cardiaca. Son evidencias de que según se sienta una emoción u otra, el cuerpo se altera.

En la fase inicial la persona se imagina situaciones de miedo y tristeza bajando la variación del ritmo cardiaco y entrando la persona en simpaticotonía. Hacia el minuto 2 se empieza a imaginar situaciones de calma y humor, aumentando la vagotonía, la coherencia y el HRV.

Como estos cambios a nivel de cerebro y cuerpo pueden ser realizados a voluntad para cambiar la corporalidad, hablamos de la función Creadora de las emociones.

Realmente ambos mecanismos, Adaptativo y Creador,  funcionan para las emociones agradables  como para las desagradables y tanto en modo consciente como inconsciente. En el modo Adaptativo, en el día a día cuando hay hechos que interpretamos como buenos o malos de forma automática se produce una reacción emocional agradable o desagradable dependiendo de nuestras creencias inconscientes que afectan a nuestro cuerpo, a nuestra comunicación y a nuestra acción.

emociones
En el modo Creador, las emociones que se proyectan pueden ser desagradables (ira, miedo, tristeza, culpa…) o bien agradables (alegría, seguridad, satisfacción, calma, curiosidad…) y que surgen desde el interior.  Junto con la atención o intención nos hace amargarnos la vida o crear una situación maravillosa, es decir, crean realidad o mejor dicho la proyectan al exterior.

Parece haber evidencias que tanto el cuerpo tiende a desencadenar emociones y pensamientos como las emociones y pensamientos afectar al cuerpo. El cuerpo son sus hormonas y neurotransmisores  que bañan todas las células del cuerpo y cerebro puede favorecer ciertas emociones (estoy triste porque lloro). Sin embargo ciertos pensamientos y emociones puede hacer que cambie la química hormonal del cuerpo y generar tanto reacciones corporales agradables como desagradables y enfermedades. En cualquier caso pensamiento y emoción junto con corporalidad y lenguaje deben considerarse como un todo indivisible y coherente.

tabla-funcion-creadora

Todo acto de regulación emocional, es un acto basado en la función creadora de las emociones. Si nos tranquilizamos ante una mala noticia diciéndonos que quizá no vaya a tener esas consecuencias negativa que presuponemos, si aceptamos la noticia como una información neutra o si aceptamos nuestra reacción emocional como normal, estamos utilizando el poder creador de las emociones. No estamos cambiando lo externo sino nuestro interior.

Pero las posibilidades de la función creadora de las emociones es todavía mayor; podemos lograr bienestar mental y emocional, tenemos el poder de crear situaciones emocionalmente agradables del futuro, imaginar que se realizan y sentir por anticipado las emociones agradables del logro, creando a nivel cerebral y corporal una parasimpaticotonía adelantada, cambiando nuestra salud, dando al cuerpo una muestra del futuro deseado y permitiendo crear en el presente lo que sería una emoción de logro futura.

Si deseas profundizar mas en utilizar la función creadora de las emociones, profundiza en

http://www.banpro.es/inteligencia-emocional1/intemocional-en-la-empresa

y en

http://www.humaning.es/servicios1/psicolog%C3%ADa-positiva

 

Mi foto

Tomas Elorriaga

tomas@banpro.es

https://www.facebook.com/tomas.elorriaga

http://es.linkedin.com/in/innovacionpersonas

 

 

Anuncios